Google

ROCKY BALBOA: SI SABES LO QUE VALES, VES Y CONSIGUE LO QUE MERECES.

29 octubre 2011

Discurso de motivación de la leyenda del cine de boxeo



Discurso en versión original subtitulado
Si hay algún personaje que es símbolo de fuerza, entrega y espíritu deRB Teaser NB 1sht superación es el sr. Rocky Balboa, demostrándolo en cada una de las seis entregas que conforma la saga cinematográfica. Y en cada uno de los capítulos de ésta, nos cuenta las peripecias del boxeador creando un universo con sendas referencias al mundo del deporte, de la motivación y del entrenamiento. Por ello, he decidido tratar detalladamente el mito que conforma el púgil en varias entradas que iré publicando regularmente en el blog.
En la del día de hoy, empezaremos por la última de la saga, que lleva por título Rocky Balboa, y que se estrenó el 22 de diciembre de 2006 con una buena acogida tanto por el público como la crítica. En ella nos encontramos a un Balboa desdibujado por el dolor debido a la pérdida de su mujer Adrian y que además, mantiene frías relaciones con Paulie, su hijo, el cual le recrimina y acusa de estar perdido en su vida, abandonando cualquier motivación por superarse.
Mientras el mundo del boxeo es dominado por el actual campeón Mason Dixon, un auténtico prodigio en el cuadrilátero pero que aún no se ha ganado el cariño del público. Así, para ganarse el afecto del respetable, decide orquestar un combate de exhibición con la leyenda de Filadelfia, el cual aún sigue viviendo en el corazón de todos. En ese combate, todos aprenderán una valiosa lección.
escena-boxeo-rocky

Sylvester Stallone vuelve a ponerse delante y detrás del las cámaras para firmar esta historia donde veremos, una vez más, al viejo púgil nuevamente luchar, pero esta vez no por un cinturón de campeón sino por poner orden a su vida, superar su tragedia personal y recuperar el amor de un hijo, al cual ahora le mueve la apatía y el desengaño por sus orígenes.
Una de las escenas que transcurre en el barrio deprimido de Filadelfia (la ciudad natal del luchador), hijo y padre se encuentran para entablar una discusión donde Paulie descarga su frustración a su padre por no haber conseguido sus metas y acusa a su padre de encontrarse en la situación en que se encuentra. El viejo boxeador cansado de la actitud de su hijo le espeta lo siguiente:

“No te lo vas a creer pero cabías en la palma de mi mano, te levantaba y le decía a tu madre: Este va a ser el mejor chico del mundo, este chico va a ser mejor de lo que nadie se imagina...Fuiste creciendo, cada vez más estupendo, era fantástico poder observarte ¡un privilegio! Y cuando llegó el momento de hacerte un hombre y afrontar el mundo ¡lo hicistes!
Pero en algún momento del trayecto, cambiaste, dejaste de ser tú, permitiste que te señalaran y que te dijeran que no sirves y cuando empeoró todo, buscaste a quien echarle la culpa, a una sombra alargada.
Voy a decirte algo que tú ya sabes, el mundo no es todo alegría y color, es un lugar terrible y por muy duro que seas, es capaz de arrodillarte a golpes y tenerte sometido permanentemente, sino se lo impides: ¡ni tú… ni yo… ni nadie golpea más fuerte que la vida! pero no importa lo fuerte que golpeas si no lo fuerte que pueden golpearte y lo aguantas mientras avanzas, hay que soportar sin dejar de avanzar así es como se gana. Si tú sabes lo que vales, ves y consigue lo que mereces. Tendrás que soportar los golpes y no puedes estar diciendo que no estás donde querías estar por culpa de él, de ella ni de nadie. Eso lo hacen los cobardes y tú no lo eres, eres capaz de todo.
Yo te querré en cualquier situación, pase lo que pase, eres mi hijo y llevas mi sangre, tú eres lo mejor de mi vida pero hasta que no empieces a crear en ti mismo no tendrás tu vida propia.”
rockyVI_1

Desde el cariño de un padre, Rocky realiza este discurso desde el prisma de la motivación, posiblemente el más especial, el de un hijo. El púgil que siempre ha sido parco en palabras, lanza un mensaje directo al corazón y es el de que si tienes una meta fijada, si te ves capacitado para llegar porque vales, consíguela pese al esfuerzo que represente. Así, manteniéndose con rumbo firme, aguantando los envites que surgirán en el trayecto y teniendo siempre en nuestra mente que ese objetivo es el nuestro por nuestra valía. No lo digo yo, son palabras del boxeador más conocido del mundo, símbolo de espíritu indomable y de lucha.
Tráiler que se lanzó al mercado compuesto por las palabras del discurso
Para mí, esta parte de Rocky nos lleva a un púgil más maduro, ya no es el superhombre que lo superaba todo que aparecía en la cuarta parte y que era más parecido a un superhéroe que no a un deportista.En esta ocasión, con su guión, Stallone nos vuelve a dibujar a a un boxeador más mortal pero con ese espíritu de superación tremendo e indomable que le permite, como siempre, soportar lo indecible, aguantar lo inexplicable y sobretodo superarse gracias a la ley del esfuerzo. Y este es el mejor mensaje del largometraje, ya que en un mundo donde ahora donde triunfan personajes que se hacen ricos por tener cinco minutos de fama bajo una cámara, Rocky nos devuelve la esencia del trabajar duro para llegar a tus objetivos, y sobretodo sin olvidar de disfrutar de tus metas. Nuevamente, gracias por la lección.

Enkhile,
Compartelo :

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2011 Training is Mental - Personal Training Blog - All Rights Reserved